30 años de experiencia

Arqueros de la palabra: método testado científicamente

Xxxxxxxxxxxx xxxxxxxx xxxxx xxxxxxxx xxxxxx xxxxxxx xxxxx xxxxxxxxx xxxxxxx xxxxxxxxx xxxxx xxxxxx xxxxxxxxxxx xxxxxxxxxx.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Tras casi 30 años formando a líderes del mundo, empresas, profesionales independientes y estudiantes de Máster y habiendo comprobado la efectividad del contenido del curso El arte de comunicar, desde dirección de Arqueros de la palabra se decidió someter un TFM (Trabajo Fin de Máster) en Psicología Positiva Aplicada, impartido en la Universidad Jaume I, al método científico. Se llevó a cabo en una empresa, dividiendo a los trabajadores en dos grupos. Un grupo hizo la formación (grupo experimental) y el otro no (grupo de control). Medimos antes de la formación (T1), al finalizar (T2), a los tres meses (T3) y al año (T4) el impacto en autoeficacia, engagement, desempeño y ROI (Retorno de Inversión). Además de medir, nuestro objetivo era etiquetar los constructos que utilizamos en las formaciones con su equivalente en psicología positiva. Una investigación que sentó las bases científicas del método.

El análisis de los datos en los aspectos de fondo y forma del contenido y las diferentes dinámicas que se llevan a cabo durante la formación indicaron que, en autoeficacia, la autoestima juega un papel fundamental.  Al trabajar los dos aspectos de los participantes: el ser y su rol como orador, incorporar habilidades incrementa la seguridad, lo que les otorga una mayor autoestima y a creer que se puede hablar en público con eficacia. Al lograrlo, las habilidades se van puliendo y la mejora es transformadora a través de un incremento notable de las variables mencionadas.

En engagement trabajamos diferentes aspectos como aprendizaje vicario y modelado conductual a través de dinámicas y conceptos que permite a los participantes lograr un mayor compromiso. Cabe destacar el efecto de constructos como la proactividad, el flow, el contagio o ser agente de cambio, por citar algunos.

Observamos que el desempeño se retroalimenta. Esa creencia en eficacia genera efecto de cohesión entre los participantes, lo que aporta un valor añadido para el día a día de los equipos y empresas. Cuando se vende un buen producto o servicio y se le aplican estas técnicas de comunicación, las posibilidades de venta aumentan exponencialmente. 

En los gráficos, a continuación, se aprecia con claridad.

En cuanto a etiquetar, cumplimos el objetivo. Alguna de las etiquetas ligadas a los constructos del programa serían: Cuidar a la gallina: autocompasión; Llevar el sol sobre la cabeza: proactividad; Cree en ti y en lo que dices: percepción de competencia; Visionado de las presentaciones: autoconcepto; Hablar desde el corazón: honestidad.

La guinda del pastel fue que también se tradujo en Retorno de la Inversión (ROI), puesto que el grupo experimental vendió más que el grupo que no hizo el curso. 

Por todo ello, Arqueros de la Palabra El Arte de Comunicar es, como nos han dicho muchas veces al finalizar el curso, una formación que todo el mundo debería realizar. ¿Te animas?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print